H. P. Blavatsky

Alumnos: Amigos - Enemigos

Traducido del inglés y compilado por

J. Rodros. Blavatsky Editorial, México, 2006.

 

H.P. Blavatsky en 1877


En 1873, H.P. Blavatsky fue enviada a Nueva York por su Logia, dando así inicio al Renacimiento del Movimiento Teosófico, que por casi 1500 años había sido perseguido en Occidente. Ella tenía que transmitir el Conocimiento que su Logia quería impartirle al mundo en un momento crucial de su evolución, al cumplirse un cierto ciclo oculto. Era necesario que ese Conocimiento quedase asentado por escrito, y de manera accesible al público, tenía además que lograr que un número de alumnos lo estudiaran y asimilaran, y formar una organización que le sirviera de apoyo en esta tarea.

Con esto en mente, a partir de octubre de 1874 HPB comenzó a establecer contactos, a escribir en la prensa y a llevar a cabo veladas culturales y tertulias en su departamento de Nueva York con las gente mas connotada de la ciudad en el campo de la literatura, la ciencia, la filosofía, el arte y la religión, y que estuviese interesada en el esoterismo. Todo esto condujo a la formación de una organización Madre: La Sociedad Teosófica de Nueva York, el 7 de septiembre de 1875. De acuerdo a las instrucciones que ella había recibido, esta organización tendría que estar basada en el ideal de la Fraternidad Universal de la Humanidad.

En la formación de esta Sociedad Matriz participaron 16 personas, siendo los principales fundadores que perseveraron en la Sociedad y que trabajaron por ella hasta el final de sus días: H.P. Blavatsky, el Cor. Henry S. Olcott, y William Q. Judge. A partir de esta Sociedad Matriz, con el tiempo surgieron diferentes organizaciones, Sociedades Teosóficas, y Logias, que se han esparcido por todo el mundo y que han servido de apoyo para la difusión y estudio del Conocimiento y Sabiduría Antigua que HPB transmitió y que ella denominó: TEOSOFÍA.

Los primeros alumnos de HPB fueron el coronel Henry S. Olcott y William Q. Judge.


William Quan Judge, y el coronel Henry Steel Olcott


Desde 1874 hasta su muerte en 1891, HPB se dio a la tarea de transmitir la Enseñanza Teosófica, dejándola registrada de manera escrita en mas de mil artículos que publicó en diversas revistas del mundo, (actualmente coleccionados en 15 volúmenes); en una gran cantidad de cartas, y en varios libros importantes como: Isis Develada, La Doctrina Secreta, La Voz del Silencio y La Clave de la Teosofía; a los que habría que agregar las Cartas y escritos de sus Maestros. Todos estos textos forman un voluminoso y sorprendente continente de pensamiento: coherente y complementario, y son de hecho una herencia invaluable que HPB dejó como patrimonio de la humanidad.

En la actualidad muy pocas personas están conscientes de que lo que HPB transmitió al mundo, y que es conocido como la ciencia, la religión, y la filosofía, de la Teosofía es en realidad parte de la milenaria tradición esotérica que había estado oculta por cientos de años de la mirada del profano, y que pasarán cientos de años más para que se vuelva a dar más, y se vuelva a levantar otra esquina del velo.

Como todos los mensajeros de luz, ella necesitaba alumnos que primeramente pudiesen comprender sus enseñanzas, asimilarlas y vivirlas, para posteriormente darlas a su vez a sus contemporáneos y a las generaciones futuras. Dependía de la generosidad, fidelidad, y esfuerzo de sus alumnos para diseminar esas enseñanzas, ya fuese individualmente o a través de las organizaciones Teosóficas.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que las ideas que HPB estaba encargada de transmitir al mundo, iban, y van en contra de muchos intereses creados, de aquí que hayan hecho surgir una fuerte oposición.

HPB fue y es el punto focal de este Movimiento. Su brillante personalidad, su contacto directo con los Adeptos y Mahâtmas, y su Conocimiento teórico y práctico de las Leyes de la Naturaleza atrajeron a gente prominente de diversos campos del saber humano. Desde sus primeros años en Nueva York, y posteriormente en la India y Europa, el número de sus discípulos se incrementó, especialmente con su llegada a Inglaterra en 1887 y con la formación de su Escuela Esotérica en 1888, y Grupo Interno en 1890. Pero también y al mismo tiempo aumentó el número de traidores y de amigos que se convirtieron en enemigos.

HPB tuvo varios amigos eminentes en sus respectivos campos de acción, que más que alumnos fueron colegas con los que intercambió conocimiento. Tal fue el caso del erudito platónico americano, el Dr. Alexander Wilder el cual fue miembro de la Sociedad Teosófica en la primera época en Nueva York; el Barón Jules Dupotet, famoso mesmerista discípulo de Mesmer miembro honorífico de la Sociedad Teosófica; el kabalista americano James Ralston Skinner, con el que tuvo un importante intercambio epistolar y de conocimientos; el Vedântin T. Subba Row, también miembro de la Sociedad Teosófica, el Sr. Gerald Massey famoso egiptólogo inglés, Sir Edwin Arnold, escritor de La Luz de Asia; y científicos como el astrónomo Camille Flammarion, el famoso inventor Thomas A. Edison, y el físico inglés Sir William Crooks, estos últimos tres, todos ellos miembros de la Sociedad Teosófica.

En diciembre de 1878, H.P. Blavatsky y el coronel Olcott fueron enviados a la India por la Sociedad Teosófica Matriz de Nueva York, como Delegados a “países extranjeros”


Crows Nest, Bombay, India


Al llegar a la India a principios de 1879, muy poco después de que se asentaran en Bombay, comenzaron a llegar varios trabajadores importantes como Dâmodar Mavalankar, que logró ser el único chela o discípulo completamente exitoso, de entre los más de 70 chelas que hubo en esos tiempos en la Sociedad, el señor A.P. Sinnett, que recibió una gran cantidad de Cartas de los Mahâtmas, gracias a su contacto con HPB, (pero que años más tarde creía saber más que ella). Su amigo A.O. Hume el cual también recibió algunas Cartas Mahâtma y que colaboró con Blavatsky por un par de años, pero que también por el orgullo, se convirtió después en un acérrimo enemigo. Años más tarde el erudito Subba Row entró en contacto con HPB, y durante unos años escribió importantes artículos en el Theosophist, pero al no comprender la misión de HPB, y no queriendo que ella diera a los occidentales el conocimiento que él consideraba propiedad de los Brahmines, se convirtió en uno de sus peores enemigos. A finales de 1883, llegó a Adyar el Dr. Franz Hartmann. Él recibió varias cartas de los Mahâtmas, pero también estuvo expuesto a la influencia Dugpa que ya para esas fechas trataba de apoderarse del lugar. Esa influencia lo persiguió durante varios años, sin embargo pudo dominarla. A partir de 1885 Franz Hartmann estuvo muy cerca de HPB y recibió mucha sabiduría de ella. Contrariamente a otros, fue un enemigo que se hizo amigo.


Como resultado de varias cartas fraudulentas que los Coulomb—antiguos sirvientes de Adyar—fabricaron vengativamente en contra de HPB, con la ayuda de los misioneros escoceses calvinistas de Madrás en 1884, varios miembros de la Sociedad en la India, comenzaron a dudar de HPB. Entre estos cabría mencionar al juez N.D. Khandalavala, (con el que compartió sus dudas el coronel Olcott al volver a la India a finales de 1884), a Subramania Iyer (alumno de Subba Row), a Subba Row, y al propio coronel Olcott, entre otros. Esta desconfianza hacia Blavatsky los motivó para que se opusieran a que ella demandara a los Coulomb por falsificación, en una corte de justicia. Todos ellos formaban parte del Consejo de Adyar, que estaba dominado por el propio coronel Olcott. Ellos prefirieron salvar a la Sociedad, según pensaban, que defender a su Fundadora. Esta ingratitud, y el hecho de ver que su labor estaba a punto de frustrarse hicieron que Blavatsky cayese gravemente enferma, al borde de la muerte; pudiendo recuperarse únicamente con la ayuda de su Maestro.

Adyar 1884

Dibujo de William Q. Judge

 

Habiendo pasado esa grave coyuntura, a principios de 1885, para deshacerse de su presencia, el Consejo de Adyar la “echó” literalmente afuera, enviándola precipitadamente a Europa, con el apoyo del Presidente Fundador. Esta fue la primera caída del coronel Olcott, probablemente la más seria, aunque no la última en una serie de traiciones a HPB. Ella en cambio siempre defendió al coronel, y permaneció fiel a él, incluso en situaciones poco defendibles. Desde ese momento el coronel se desconectó paulatinamente de los Maestros, llegando a pensar y a trabajar exclusivamente por la idea de que la sede de Adyar fuese el centro espiritual del Movimiento, y que se convirtiera en una especie de Vaticano Teosófico. Este concepto nada teosófico y materialista fue combatido enérgicamente por HPB, (ver su artículo “Un Enigma en Adyar”) aunque por desgracia sin resultado, de aquí que para salvaguardar el Movimiento tuviese que tomar un paso decisivo en 1890.


HPB y Olcott. Octubre de 1888


En efecto siendo HPB la fundadora principal de la Sociedad, y a través de la que fluía la savia de vida proveniente de la Logia, en ese año declaró la desaparición de la Sociedad Matriz y su substitución por un “Cuerpo agregado de Sociedades Teosóficas autónomas”, todas unidas como una federación. En ese momento los únicos miembros existentes o sobrevivientes de la Logia Matriz de Nueva York eran ella misma, el coronel Olcott, y William Q. Judge, cada uno de los cuales estaba a la cabeza de La Sociedad Teosófica en Europa; La Sociedad Teosófica y Hermandad Universal en la India; y la Sociedad en América respectivamente.

Desde la llegada de HPB a Inglaterra en 1887, ella “comenzó un nuevo Movimiento en Occidente”, tal como lo expresa en su carta “A Mis Hermanos de Aryavarta.” Muchos han pasado por alto estas aseveraciones. El trabajo que comenzó en Inglaterra era de hecho otra organización Teosófica, obviamente conectada con el coronel Olcott, pero autónoma, y de acuerdo al Programa Original, del que el coronel y su organización se habían apartado. En 1887 ella formó la Logia Blavatsky, y comenzó su revista Lucifer, ya que ya no tenía control sobre el Theosophist. En 1888 formó la Sección Esotérica, completamente independiente de la Sociedad Teosófica, publicó la Doctrina Secreta, y en 1889, La Clave de la Teosofía y La Voz del Silencio. Fue durante estos pocos años en que aumentó considerablemente el número de sus alumnos, siendo la mayoría de ellos, occidentales.

H.P. Blavatsky murió el 8 de mayo de 1891 en Londres, plenamente consciente y rodeada de varios de sus alumnos. En los Estados Unidos contaba con su más fiel discípulo y colaborador: William Q. Judge que había levantado el Movimiento de manera espectacular en casi seis años; y en la India con el coronel Olcott, que, aunque no tan fiel y a veces muy crítico hacia su persona, había difundido el Movimiento por toda la India y Ceilán. Desde el punto de vista exotérico, y externo, el Movimiento Teosófico quedó entonces completamente en manos de sus alumnos. De ellos dependía que continuara de acuerdo a las líneas establecidas por los Maestros y la Logia. Ellos representaban los materiales mas desarrollados de nuestra raza actual, y muchos de ellos—los miembros de la Sección Esotérica—se habían comprometido por varios juramentos, uno de los cuales decía: “Jamás escucharé sin protestar cualquier cosa mala que se diga de un Hermano Teósofo, y me abstendré de condenar a los demás.” Los miembros de su Círculo interno se habían comprometido además a seguir a HPB como Maestro.

Sin embargo, aún durante los últimos meses de vida de H.P. Blavatsky, dos de sus alumnos se atrevieron a alterar sus Instrucciones Esotéricas, y un año después de que ella muriera, se dieron a la tarea de corregir la obra magna de su Maestra: La Doctrina Secreta, y otras obras como La Clave de la Teosofía, y La Voz del Silencio.

A finales de 1893, la influencia de un importante grupo de Brahmines de la India que se había opuesto a la Teosofía desde 1881, (la Logia Prayag de Allahabad); al igual que sus antecesores se habían opuesto más de dos mil años antes a las enseñanzas de Gautama Buddha, llegó al Cuartel General Teosófico de Londres en la persona del señor G. Chakravarti, amigo y para entonces guru de uno de los alumnos cercanos de HPB, el señor Bertram Keightley. En 1890 HPB había enviado a Bertram Keightley a la India como su representante, sin embargo pocos meses después de que ella muriera, Bertram se hizo discípulo de Chakravarti; esta traición tuvo posteriormente efectos nefastos ya que fue la causa de que la señora Besant entrara en contacto con Chakravarti y también se hiciese su discípula. Estas dos deserciones marcaron el rumbo de los acontecimientos futuros, y la ruina de la Sociedad Adyar.



Adyar, Madrás, India


Fue en diciembre de 1893, en una reunión privada convocada por el coronel Olcott en Adyar, India, cuando comenzó la desintegración visible del movimiento Teosófico. En esa reunión a la que asistieron Annie Besant, la Condesa Wachtmeister, el juez Khandalavala (que para esas fechas había falsificado una carta de William Judge), y el propio coronel, se tomó la decisión de atacar al único defensor de HPB y de su mensaje: William Q. Judge. Varios de los que estuvieron presentes en esa junta eran miembros de la Sección Esotérica y por lo tanto violaron su compromiso de “Jamás escuchar sin protestar cualquier cosa mala que se diga de un Hermano Teósofo, y de abstenerse de condenar a los demás.” A partir de este momento se desenvolvió el así llamado “Caso en Contra de Judge”, el cual en realidad fue una prueba de fuego por la que tuvieron que pasar los antiguos alumnos de HPB y los miembros en general de la Sociedad Teosófica. Fue una prueba de la que muy pocos salieron incólumes.

Como resultado de la desestabilización provocada por estos ataques, el movimiento se dividió en dos grandes ramas: los seguidores de William Q. Judge y por lo tanto de HPB, decididos a continuar el Movimiento de acuerdo a los lineamientos trazados originalmente por los Maestros, y a estudiar la Doctrina Secreta y la Teosofía perenne como base de su investigación y guía moral de sus vidas;


W.Q. Judge

y por el otro, los seguidores del coronel Olcott y de Annie Besant, que se quedaron con la mayor parte de los recursos materiales del movimiento, libres de la influencia de HPB, y que so pretexto de la libertad de pensamiento, desarrollaron una nueva “enseñanza” proveniente de mentes inferiores no iniciadas, desconectada de la Tradición Esotérica Arcaica, llena de excesos psíquicos, ritualismos, venidas de Cristo, iglesias, dioses personales y en general de engaños pseudo ocultos para los ignorantes y desprevenidos; que impusieron sobre la mayoría de los miembros, los cuales quedaron

atrapados en sus lazos, salvo una pequeña minoría que ha sido capaz de desenmarañarse de estas redes de engaño y ha podido estudiar la Doctrina Secreta y las obras de HPB.


Coronel H. S. Olcott

 

Algunos se podrían preguntar: ¿Como es que HPB? ¿Cómo es que esta alumna de Mahâtmas, esta clarividente natural y lectora entrenada de las mentes de los hombres, no pudo ni siquiera distinguir a sus amigos de sus enemigos; a aquellos que serían fieles o infieles a sus enseñanzas?

Sin embargo adelantándose a nuestras preguntas y perplejidades ella dejo por escrito lo siguiente, que bien valdría la pena que meditáramos:

¿Quien soy yo,” dijo ella, contestando a una pregunta con otra, “quien soy yo que deba negarle la oportunidad a alguien en el que vea aunque sea una chispa vacilante de reconocimiento de la Causa que yo sirvo, y que aún pueda ser encendida en una llama de devoción? Que importan las consecuencias que puedan caer sobre mi personalidad cuando esa persona caiga, sucumbiendo a las fuerzas del mal dentro de ella—al engaño, la ingratitud, la venganza, y que se yo que más—fuerzas que yo vi tan claramente como vi la chispa esperanzadora: aunque en su caída me cubra de falsedades, maledicencia y escarnio? ¿Que derecho tengo yo de negarle a alguien la oportunidad de aprovechar las enseñanzas que puedo impartirle, y que con ello entre al Sendero? Te digo que no tengo alternativa. Estoy comprometida por las reglas y leyes más estrictas del ocultismo, a renunciar a toda consideración egoísta, y ¿como puedo atreverme a suponer la existencia de fallas en un candidato y a actuar de acuerdo a mi suposición incluso cuando un aura repugnante y sombría pueda llenarme de recelos?” (Reminiscencias de HPB y la Doctrina Secreta, por la Condesa Constance Wachtmeister, pp. 9-10)


H.P. Blavatsky

 

En las siguientes páginas nos hemos esforzado por compilar el mayor número de datos y hechos históricos en los que estuvieron involucrados los alumnos más importantes de HPB, junto con sus aportaciones, cuando existen, a la literatura Teosófica. En su conjunto estas biografías dan un panorama bastante amplio de la historia del Movimiento Teosófico. No son biografías en el sentido tradicional del término, sino análisis biográficos, en los cuales se ha puesto un énfasis especial en las fechas y en el orden cronológico en que ocurrieron los hechos, ya que solamente comprendiendo la secuencia de los acontecimientos podemos comprender la historia. Las biografías de todos estos personajes tienen como punto de contacto a H.P. Blavatsky, y en mayor o menor medida cada uno comparte con los otros varios acontecimientos de sus vidas.

Qué no se engañe el lector al suponer que, él o ella, habría actuado mejor de lo que estos alumnos lo hicieron, ya que desconoce la naturaleza de las fuerzas a las que estuvieron expuestos, y muy probablemente habría sucumbido más rápidamente que ellos y con mayor estrépito.

Sería un grave error el pensar que la mayor parte de las biografías que se presentan a continuación demuestran el fracaso del Movimiento Teosófico, ya que esto no es así; todo lo que muestran es la naturaleza humana al desnudo, sin tapujos e hipocresías; algo que muy pocas veces se presenta a la consideración del público en general. Incluso aquellos que fallaron habrán aprendido algo. Los que forman parte del Movimiento Teosófico no son ni peores ni mejores que el resto de la humanidad, aunque se esfuerzan por reformarse a sí mismos.

En palabras del Mahâtma K.H.:

Como quiera que sea, debe recordarse, que no obstante lo inadecuados que puedan ser nuestros ‘instrumentos’ para nuestro amplio propósito, a pesar de todo, ellos son los mejor disponibles ya que solo son la evolución de la época. Sería de lo más deseable que tuviésemos mejores ‘medios’ a través de los cuales pudiésemos actuar; pero todo depende de qué tan generosamente trabajen y apoyen la labor más elevada de la Causa Teosófica aquellos que desean el bien de ésta, para que así se apresure la llegada de ese día memorable.” (Carta a Franz Hartmann del Mahâtma K.H., CW, VIII, p. 448)



ALUMNOS DEL GRUPO INTERNO DE HPB


Annie Besant (1847-1933). Traicionó a HPB


Alice L. Cleather (1854-1939). Fiel a HPB. Siguió a William Q. Judge


Isabel Cooper-Oakley (1854-1914). Siguió a Annie Besant

 

Laura Cooper (?-1924). Siguió a Annie Besant hasta 1909


Emily Kislingbyry (??). Volvió al cristianismo


Condesa Constance Wachtmeister (1838-1910). Fiel a HPB. Siguió a Annie Besant

Hasta 1900. “Lloró amargamente durante sus últimos años de vida, al darse cuenta de la ruina que Annie Besant produjo en la obra de HPB.”


Herbert Coryn (1863-1927). Fiel a HPB. Siguió a William Q. Judge


Archibald Keightley (1859-1930). Fiel a HPB. Siguió a William Q. Judge

 

George R. S. Mead (1863-1933). Siguió a Annie Besant hasta 1909


Walter R. Old (1864-1927). Traicionó a HPB. Enemigo de W.Q. Judge. En la S.T.

hasta 1894


E. T. Sturdy (1860-1957). Desertó a HPB. Enemigo de W.Q. Judge. En la S.T. hasta

1894


Claude Falls Wright (1867-1923). Fiel a HPB. Siguió a William Q. Judge


Mientras haya tres personas que estén dispuestas a vivir de acuerdo a los verdaderos principios del movimiento, éste vivirá y prosperará.”

HPB

(Citado por Claude Falls Wright)

 

 

 

 

 

 

1. ADHÉMAR, Condesa Margarita J.

2. ARUNDALE, Francesca.

3. BABULA.

4. BESANT, Annie.

5. BOURBON, Adalberto.

6. BUCK, Dr. Jirah D.

7. BURROWS, Herbert.

8. CAITHNESS, Marie, Condesa de.

9. CLEATHER, Alice L.

10. COLLINS, Mabel.

11. COOPER, Laura.

12. COOPER-OAKLEY, Isabel.

13. CORYN, Dr. Herbert A. W.

14. COURMES, Domique A.

15. CHATERJI, Mohini M

Dâmodar (Ver Mâvalankar)

16. DHARMAPÂLA, Hewavitarne, el Anâgârika.

17. DICK, Frederick John.

18. DOUBLEDAY, General Abner.

19. EDGE, Dr. Henry T.

20. GEBHARD (Familia).

21. GORDON, Alice y Cor. William.

22. HARTMANN, Franz.

23. HOLLOWAY-LANGFORD, Laura Carter.

24. HÜBBE-SCHLEIDEN, Dr. Wilhelm.

25. HUME, Allan Octavian.

26. JASPER NIEMAN.

27. JOHNSTON, Charles

28. JUDGE, William Quan.

29. KEIGHTLEY, Archibald.

30. KEIGHTLEY, Bertram.

Keightley, Julia (Ver Jasper Niemand)

31. KINGSLAND, William.

32. MÂVALANKAR, Dâmodar.

33. MEAD, George Robert Stowe.

34. OLCOTT, Henry Steel.

35. OLD, Walter Richard.

36. PRYSE, James.

37. SINNETT, Alfred Percy.

38. SUBBA ROW Tallapragada.

39. WACHTMEISTER, Condesa Constance.

40. WILDER, Dr. Alexander.

41. WRIGHT, Claude Falls.

42. ZHELIHOVSKY, Vera Petrovna de.



 

 

 

Portal