Holloway, Laura Carter

(1848-1930; americana)

Traducido del inglés y compilado por J. Rodros. Blavatsky Editorial, México, 2005.

 

Fue una autora y periodista americana. Escribió varios libros incluyendo Ladies of the White House [Damas de la Casa Blanca ], (1870) del cual se vendieron más de 100,000 ejemplares. La Sra. Holloway fue editora asociada (1870-1874) del Brooklyn Daily Eagle.

Conoció a William Q. Judge en Nueva York en enero de 1883 ( Zirkoff Cronología , CW) y éste vio en ella muchas posibilidades como una futura trabajadora en el Movimiento. Laura Holloway tenía habilidades psíquicas. En la primavera de 1884 recibió una carta de H.P.B., que la motivó a ir a entrevistarse con ella, cuando se encontraba de visita en Europa.

 

La señora Holloway viaja a París para ver a HPB

Su viaje lo realizó unas semanas después de que William Judge iniciara el suyo a la India vía Europa. Judge llegó a Paris el 25 de Marzo de 1884. Durante el mes de mayo, la Sra. Holloway llegó directamente a Londres en busca de Blavatsky, pero se enteró de que ella estaba en Paris, a donde había llegado desde Niza, el 28 de marzo a las 11 de la noche. H.P.B. vivía en un apartamento en Rue Nôtre Dame des Champs. La mañana siguiente a su llegada a París, Laura Holloway, acompañada por el Sr. Judge fue presentada con H.P.B. El departamento de H.P.B. estaba lleno de visitantes especialmente franceses y alemanes.

 

 

Nôtre Dame des Champs, París

 

Laura Holloway asistió a varias de esas reuniones, y respecto a H.P.B. dice que: “Sus capacidades lingüísticas eran notables, incluso para una rusa. Daba gusto escucharla hablar en francés—y los jóvenes parisinos que llenaban su sala los domingos en la tarde y en la noche— frecuentemente se les oía hacer notar su buen acento.

Me gustaba estar presente en esas reuniones, ya que ella hablaba muy bien, y daba mucha instrucción a los jóvenes que eran miembros de la rama de París de la Sociedad Teosófica ” blavatskyarchives.com/holloway4.htm

 

Laura Holloway en Londres en casa de los Sinnett

Hacia finales de mayo, 1884, Laura Holloway dejó a H.P.B. en París y se fue a Londres, viviendo primero en casa de las Arundale y posteriormente en la de los Sinnett. El 29 de junio 1884, H.P.B. fue a Londres residiendo también en la casa de las Arundale, 77 Elgin Crescent, Notting Hill; y entonces Laura Holloway regresó a vivir con ella, aunque continuó haciendo visitas a la casa de los Sinnett. Sin embargo, antes de continuar este relato, es necesario explicar algunos hechos relacionados con la visita de Laura Holloway a Londres.

El Mahâtma K.H. había visto en ella posibilidades de que con el debido entrenamiento ella pudiese convertirse en un eslabón más entre los Mahâtmas y el mundo occidental, de ahí la necesidad de que estuviese próxima a H.P.B.

Por otro lado, el Sr. Sinnett, prácticamente desde el inicio de su comunicación epistolar con los Mahâtmas, siempre quiso relacionarse directamente con ellos sin la intermediación de H.P.B. o de algún otro chela de los Maestros.

Al volver a Inglaterra en abril, 1883, y ya plenamente establecido en Londres, estando lejos de H. P. B., intentó por todos los medios, establecer contacto directo con los Maestros, utilizando médiums y cayendo en prácticas y teorías Espiritualistas, contrarias a lo que los Mahâtmas le habían enseñado y advertido de no hacer; por sus peligros y engaños.

 

Sinnett intenta usar a la señora Holloway como médium

Cuando la Sra. Holloway llegó a Londres, pronto visitó a los Sinnett, los cuales le prodigaron toda clase de atenciones invitándola a quedarse en su casa por algún tiempo. La Sra. Patience Sinnett, esposa del Sr. Sinnett era una magnífica anfitriona. Viendo el Sr. Sinnett que Laura Holloway tenía ciertas habilidades psíquicas, intentó usarla como médium para entrar en contacto con K.H., independientemente de H.P.B., sin embargo en vez de hablar con K.H., lo único que obtuvo fue una comunicación con un Bhûta, un Elementario.

 

Sinnett se comunica con un Bhûta

A este respecto el Maestro K.H. Le dice: “Nunca te he obligado a hacer algo a través de la Sra. H. [Holloway]; nunca me he comunicado contigo o con ningún otro a través de ella” ( CM, 62, p.355). Sin embargo, el Sr. Sinnett pensó que ésta y otras cartas que recibió de K.H. durante esa época eran falsas e inventadas por H.P.B. por envidia hacia él, tal como él lo dice en su obra póstuma The Early Days of Theosophy in Europe pp. 58-62. En una carta escrita por el Maestro K.H. a Francesca Arundale, [ Cartas Mahâtma Publicadas y no Publicadas para y acerca de la Sra. Laura C. Holloway, No. 9 ] , dice que:

“No es la Señora H. [Holloway], la que obligó al Mahatma K.H. a decirle al Sr. Sinnett que las cosas que se le habían dado a través de ella eran falsas debido a su origen, ya que ella sintiendo esto intuitivamente, se lo advirtió muchas veces. La causa de todo el problema proviene de unas cuantas cosas que se le dijeron correctamente, y como resultado de esto, el error del Sr. Sinnett de creer firmemente que había estado en comunicación directa con el Mahâtma K.H. y sus Chelas a través de la Sra. Holloway. Esto, unido a la influencia fatal que está operando, una que incluso durante las últimas horas, y desde que tuvo lugar la reconciliación, ha vuelto una vez más a alcanzar al Sr. Sinnett, y que fue la verdadera causa del veneno que se ha esparcido.

Leal y devoto como él siempre ha sido, aún lo amenaza y lo envuelve como una nube negra, que constantemente se está aproximando a la Sra. Holloway , al igual que a otros miembros de la Logia de Londres. Que todos queden advertidos.

Ella [ la Sra. Holloway ] ha estado jugando con fuego recientemente actuando como médium para un bhûta en su casa [la del Sr. Sinnett]. Adviértele del peligro que ella corre”, el cual no es menor para otros – y prevén al Sr. Sinnett . . .

Confírmale a Mohini lo que por impresión directa debe haber aprendido de mi – el mal magnetismo que él está constantemente recogiendo – aunque lo arroje tan rápidamente – es demasiado – él está en lo correcto en querer detener a la Sra. H. [Holloway] para que no se inmiscuya en este asunto. MOHINI TIENE RAZON Y Sinnett ESTÁ EQUIVOCADO.

Ordénale [a Mohini] que también restablezca las sesiones de trabajo para escribir el libro [ El Hombre: Fragmentos de una Historia Olvidada ] aquí, en vez de con el Sr. Sinnett. . .” (Carta del Maestro K.H. a H.P.B. recibida en Londres a mediados de julio 1884, ver Published and Unpublished. . . etc. blavatskyarchives).

 

K.H. acerca de Laura Holloway

“Hemos logrado nuestro objeto respecto a L.C.H. [Laura Carter Holloway]. Ella ha mejorado mucho, y de aquí en adelante toda su vida se verá beneficiada por el entrenamiento por el que ha pasado. El haberse detenido contigo hubiera sido para ella una pérdida psíquica irreparable. . . su mente se estaba trastornando rápidamente y haciéndose inútil como un instrumento oculto. Se estaban apoderando de ella falsos maestros y la estaban extraviando falsas revelaciones, al igual que a los que la consultaban. Tu casa, mi querido amigo, tiene una colonia de Elementarios que moran en ella, y para una sensitiva como ella, era una atmósfera tan peligrosa para existir como lo sería un cementerio para alguien sujeto a influencias físicas mórbidas. Deberías ser más que ordinariamente cuidadoso cuando regreses, de no alentar la sensitividad en tu casa, y de no admitir visitas de sensitivos mediúmnicos salvo las que no puedas evitar. Sería bueno también que quemaras fuegos de madera en los cuartos de vez en cuando y que llevaras por toda la casa fumigadores en recipientes abiertos (braceros) con madera ardiendo. También podrías pedirle a Dâmodar que te envíe algunos manojos de inciensos para que los uses con este propósito. Todo esto te puede ayudar, pero el mejor medio para eliminar invitados indeseables de esta clase, es que vivas puramente en acto y pensamiento. Los talismanes que se te habían dado, también te ayudarán poderosamente si mantienes inquebrantable tu confianza en ellos y en nosotros . . . (¿?)” (CM, 55, p. 323).

La Sra. Holloway , “es una clarividente excelente aunque completamente subdesarrollada. Si no te hubieses entrometido con ella, imprudentemente, y hubieses seguido el consejo de la vieja dama [H.P.B.] y el de Mohini, en verdad, para este tiempo habría podido hablarte a través de ella – y tal era nuestra intención. Es de nuevo tu culpa, mi buen amigo. Orgullosamente te ha tomado el privilegio de ejercer tu propio juicio incontrolado, en materias ocultas—que crees que puedes desafiar y con las que crees que puedes jugar con impunidad—se te han volteado y te han dejado mal herido.” (CM, 62, pp. 355-56).

“Nosotros habíamos encontrado a la Sra. H. [Holloway] en América, fijamos en ella la idea de que se preparara para escribir el libro que ha producido con la ayuda de Mohini. Si ella hubiese consentido detenerse en París, como se le pidió, unos cuantos días más y venir a Inglaterra con H.P.B., se hubieran evitado las últimas complicaciones.

El efecto de que ella haya ido a tu casa te ha sido descrito por ella antes; y al resentir lo que Mohini y H.P.B. te dijeron, y la Sra. H., tu simplemente has estado resintiendo nuestros deseos personales. Incluso ahora resentirás mis palabras cuando te digo que—inconscientemente, estoy de acuerdo—has estado estorbándome en su desarrollo. Y sin embargo tu hubieses sido el primero en aprovecharte de esto.” (CM, 66, p. 369).

 

El Hombre: Fragmentos de una Historia Olvidada

Durante su estancia en Londres en el verano de 1884, Laura Holloway escribió junto con Mohini el libro: El Hombre: Fragmentos de una Historia Olvidada, y a este respecto son muy interesantes los recuerdos que sobre este período memorable dejó escritos Francesca Arundale:

“Durante el tiempo en que H.P.B. estuvo con nostras, una dama americana la Sra. L. C. Holloway vino a verla, y H.P.B. encontró que la Sra. Holloway tenía ciertas cualidades psíquicas que le permitirían ser usadas para el trabajo de los Maestros; y aunque esas mismas cualidades psíquicas traían consigo el peligro de errores, H.P.B. determinó probarla. Se les dijo a Mohini Chatterji y a la Sra. Holloway que miraran hacia atrás dentro del pasado remoto y que esbozaran la historia de las épocas lejanas. Ellos hicieron esto, y en el pequeño cuarto de arriba en Elgin Crescent los dos nuevos amigos, se dieron a la tarea de escribir día tras día: El Hombre: Fragmentos de una Historia Olvidada. Yo estaba constantemente con ellos, y me pareció de lo más fascinante penetrar dentro de las sombras del pasado. Es posible que haya algunos errores en el libro, yo sé que de hecho los hay. . . pero los Maestros ayudaron, y Ellos aportaron varias páginas de manuscrito, y Ellos hicieron correcciones de vez en cuando.” ( My Guest—H. P. Blavatsky, por Francesca Arundale, pp. 42-43) Ver también a este respecto: The Letters of H. P. Blavatsky to A. P. Sinnett, T.U.P., pp. 93, 254 et. seq.

 

Holloway en Elberfeld

El 16 de agosto de 1884, H.P.B., junto con Laura Holloway, Mohini, Bertram Keightley, Mary Anne Arundale, Francesca Arundale, y el pequeño George Arundale (que había sido adoptado) dejaron Londres con rumbo a Elberfeld, Alemania, para residir en la mansión del Cónsul Gustav Gebhard y de su esposa Mary.

El 2 de octubre los Sinnett llegaron de visita con los Gebhards a Elberfeld. El 4, o 5 de octubre H.P.B, junto con Laura Holloway y Rudolf Gebhard partieron de Elberfeld rumbo a Londres.

 

Laura Holloway de vuelta a los Estados Unidos

“Laura Holloway volvió a los Estados Unidos, en donde fue Presidente de la famosa Seidl Musical Society . Durante esa época, intercambió una gran cantidad de cartas con el cor. Olcott, y fue su representante en materias “ocultas” en Brooklyn. (Ver Carta de H.P.B.: Carta Mahâtma, N° 139, p. 476) Después de algunos años, renunció a la Sociedad Teosófica (Adyar), aunque mantuvo una relación amistosa con algunos antiguos miembros. Ella fue muy buena amiga de la hermana del coronel Olcott, la Sra. Mitchell ”. (Sven Eek, Damodar , p.628). También mantuvo un contacto amistoso con Alice Leighton Cleather con la que planeó escribir un libro que nunca se publicó, que llevaría por título: Helena Petrovna Blavatsky: Personal Recollections by Old Friends , [Helena Petrovna Blavatsky: Recuerdos Personales de Viejas Amigas].

 

1906

Conversación de Olcott y L. Holloway en Nueva York:

“Fui injusto con Judge.”

Laura Holloway tuvo una conversación con el cor. Olcott en la ciudad de Nueva York en 1906, durante su visita a los Estados Unidos el año anterior a su muerte.

“Olcott le escribió a la Sra. Holloway desde Boston, pidiéndole que lo visitara cuando él llegara a Nueva York a donde iba a dar una conferencia en el Carnegie Hall. Ella así lo hizo, y la conversación giró en torno al trabajo del Movimiento Teosófico. Muy pronto, la Sra. Holloway se dio cuenta de que Olcott estaba solo, nostálgico, y que le hacía mucha falta su antigua asociación con H.P.B.

Él habló de su ‘querida vieja colega' y se daba cuenta de la magnitud de su pérdida, ‘en el hilo de los acontecimientos de la Sociedad Teosófica desde su muerte'. Además, aunque Olcott era aún el ‘Presidente Fundador', decía que otros trabajadores más jóvenes, estaban en control de los asuntos de la Sociedad. La Sra. Holloway le recordó que había un tercer colaborador que había estado con él y con H.P.B. en el principio, y con el que Olcott fue posteriormente hostil. Olcott sabía que ella hablaba de Judge, y animado por su visitante, le tomó la mano y dijo, ‘en un tono sumiso y de lo más impresionante':

‘Todos aprendemos mucho con el tiempo, y he sobrevivido mucho y aprendido más, particularmente con respecto a Judge. . . Yo sé ahora, y te confortará el escucharlo, que fui injusto con Judge, no a propósito o con malicia; sin embargo lo hice y lo lamento'. Cuando la Sra. Holloway expresó su alegría ante este reconocimiento, Olcott contestó: ‘A nadie más le he dicho tanto como a ti, y como estás tan complacida, estoy contento de que pude decírtelo a ti'.

El reporte de esta entrevista fue publicado por Harold W. Percival en la revista Teosófica The Word del mes de octubre 1915, como parte de una serie de reminiscencias respecto a las principales figuras del Movimiento Teosófico. En una Carta Adicional al Editor, la Sra. Holloway explicó que ‘ella no buscó una confesión de Olcott', ni tampoco quería ‘ninguna confidencia de él que no fuese voluntaria'. La gran amistad que ella tenía con Judge, y que ella pensó que era bien sabida por Olcott, lo llevó a revelar los sentimientos de su corazón al final de su vida. Es de gran interés el talante de Olcott durante la conversación que ella nos relata:

‘. . . después de este largo lapso de tiempo, y con un sentido de justicia tanto para él como para el Sr. Judge siento que estoy haciendo lo correcto al consentir que se publique. No puedo reproducir su manera seria y contrita, ni tampoco puedo transmitir la atmósfera de paz y armonía que caracterizó la ocasión. . . cuando le recordé, como lo hice, qué tan larga e inalteradamente ella [H.P.B.] había amado al Sr. Judge, él se sentó como uno que escucha a alguien que habla invisiblemente. Pero estas cosas no pueden ser pintadas en este relato de las pocas palabras que dijo para vindicar al Sr. Judge'” ( The Theosophical Movement, 1875-1925 The Cunningham Press, pp. 299-300).

 

Laura Holloway en conexión con la Sociedad Teosófica de Nueva York

Durante sus últimos años, Laura Holloway estuvo conectada con el grupo que en 1898 se formó bajo el nombre de Sociedad Teosófica de Nueva York, la cual tenía la revista Teosófica The Word, editada por Harold C. Percival. Entre los miembros destacados de este grupo cabría mencionar al Dr. J. H. Salisbury, que había conocido bien al Sr. Judge, Donal Nicholson editor en Jefe del New York Tribune, otro viejo amigo de H.P.B. y Judge, y el Dr. Alexander Wilder, el platónico erudito que estuvo conectado con H.P.B. cuando ella escribió Isis Develada en Nueva York. ( Ibid . p. 302)

 

 

Obras

?Man: Fragments of Forgotten History, By Two Chelas in the Theosophical Society. (L. C. Holloway & Mohini Chatterji) Londres: Reeves and Turner, 1885; 2a., ed. 1887; 3a ed. 1893. Kessinger, Kila, MT, 2004.

?El Hombre: Fragmentos de una Historia Olvidada, por dos Chelas de la Sociedad Teosófica. (L.C.H. y M.CH)., traducido al castellano por D.C.M., Barcelona: Biblioteca Orientalista, 1902. México: Blavatsky Editorial, A.C. incorporando las correcciones de K.H. y H.P.B., y Anexo con cartas de H.P.B. al respecto.

?Five Years of Theosophy [Cinco Años de Teosofía]. Compilación de una selección de artículos de los primeros cinco números de la revista The Theosophist, en colaboración con Mohini M. Chatterji, Londres: Reeves and Turner, 1885.

 

 

Portal